A los dos les carga la verdura

Con los “cachetes” juntos quedaron las dos naves tras la embarrada

La falta de precaución le pasó factura a un taxista y a un policleto, que por no andar en la jugada terminaron con sus naves abolladas.

Sucede que ayer, poco después del mediodía, en la calle 48 entre 51 y 55 del centro de Tizimín, José Manuel Petul Huchín, de 34 años, se encontraba estacionado dentro de su Tsuru, habilitado como taxi del sindicato Félix Rosado Iturralde en la calle 48; sin embargo, intentó salir sin fijarse del tránsito y ¡sopas!

En el mismo momento que el taxi hizo su maniobra pa’ salir, la patrulla número 1455 de la Policía Municipal, guiada por el oficial Manuel Antonio Rivera Vázquez intentó estacionarse adelante del taxi y fue entonces que las naves se aporrearon duro.

A la Comandancia

Al sitio del despapaye llegaron cada vez más tiras municipales, así como un perito de la corporación, quien ordenó que el taxi sea trasladado a la Comandancia para el deslinde de responsabilidades.

Luego se chismeó que cada conductor se haría cargo de sus daños, ya que ambos guiadores fueron imprudentes al no fijarse de los demás vehículos en movimiento.