Camioneta chamuscada

Mientras iba tranquilo regresando a Río Lagartos, el buen Miguel Polanco Vázquez notó que su camioneta Chevrolet andaba echando humo. No lo pensó dos veces y se bajó del vehículo, para desatar el remoque en el que cargaba dos lanchas. Ni chance le dio de echarle agua a su troca, cuando de inmediato comenzó a arder en llamas. El afectado dio aviso a las autoridades, para que le ayudaran a apagar el fuego.

Más de este chisme mañana en tu periódico ¡Al Chile!