El año más mortífero

El 2018 se perfila como el año con el mayor número de muertes por accidentes de tránsito de los últimos años. A 53 días de que concluya el año en la entidad han muerto 246 personas.

A lo que es lo mismo cada 30.3 horas se registra una muerte por accidente de tránsito en algún punto del Estado. Cerca del 40 por ciento de las víctimas viajan en motocicletas y seis de cada diez muertes se han registrado en el interior del estado.

Las carreteras Merida-Cancún, Mérida-Campeche, Merida-Chetumal, y el Periférico de Mérida son las vías consideradas más peligrosas debido a que han registrado la mayor cantidad de muertes.

Hasta el día de hoy el Periférico de Mérida, tiene un registro de 26 muertes, el 45 por ciento de estas se concentran del kilómetro 18 al 10. En Yucatán hay un parque vehicular de 730,000 vehículos automotores lo que significa que hay 33.69 muertes por cada 100, 000 vehículos, una cifra alta en comparación por ejemplo con los homicidios donde se tiene 2.6 crimenes por cada 100,000 habitantes teniendo en cuenta que hay un registro de 46 homicidios y Yucatán cuenta con poco más de 2.000,000 de habitantes. Los principales causas son el exceso de velocidad, manejar cansado, bajo los influjos del alcohol, así como utilizar algún equipo de telefonía móvil.

Además de Mérida, los otros municipios que han registrado el mayor número de muertes por accidentes son Umán, con 16, Motul, con 13, Ticul, con 11 y Kanasín, con 9. El año pasado hubo un registro de 240 muertes por hecho de tránsito, en el 2016, la cifra fue de 250, por lo cual se estima que este año la cifra rondaría las 300 víctimas.

En el caso de las muertes en el interior del estado la mayoría están involucrados motociclistas, salvo de las que se registran en tramos carreteros federales donde los decesos son por Volcaduras o atropellados.

En el caso de Mérida, la mayoría de las muertes son por atropellamientos. De acuerdo con fuentes de la SSP, a pesar que se realizan operativos en muchos de los casos los accidentes ocurren por falta de educación vial y conciencia de los conductores peatones.