En el tianguis hubo de todo… hasta un accidente

El conductor del triciclo tuvo algunos golpes y fue atendido por paramédicos

Un gran alboroto propició un accidente de tránsito en el tianguis de la colonia Bojórquez, en el poniente de Mérida, donde un hombre fue atropellado con todo y su triciclo por un autobús en la calle 104 entre 59-H y y 59-I.

Por el golpe, el triciclo fue empujado con fuerza y terminó atorado entre la defensa del camión y la parte trasera de una camioneta estacionada.

Luego del accidente locatarios arremetieron contra el camionero y golpearon el autobús debido a que pensaron que iba a huir; el hecho generó la intervención de la Policía.

“Abre, abre ya lo chin…”, le gritaban para que el camionero abriera las puertas del vehículo.

El accidente ocurrió luego de que el camión golpeó en el lado derecho al triciclo y lo empujó contra una camioneta estacionada.

Por el golpe, el conductor del vehículo de tres ruedas cayó al piso y resultó lesionado.

Fue valorado por paramédicos de la Cruz Roja y trasladado a un hospital particular.

Testigos aseguraron que el camionero le echó el camión al triciclo, el cual se encontraba estacionado.

“Incluso, el operador —identificado como Alfredo Estrella— lo quiso rematar. Me tuve que parar enfrente del camión para evitar que huyera”, dijo uno de los testigos.

Por su parte, el operador del autobús dijo que el triciclo estaba estacionado y obstruía una parte del arroyo vehicular y que por lo reducido de la vía, por los puestos ambulantes del tianguis, la defensa del camión se enganchó con el triciclo y fue así que lo empujó hasta atraparlo contra la camioneta.

“Le pité al dueño del triciclo para que se moviera, pero no hizo caso, incluso me mentó la madre”.

Locatarios arremetieron contra el camionero y golpearon la pesada unidad por lo que la policía tuvo que intervenir.

Lo ayudan

Paramédicos de la Cruz Roja auxiliaron al lesionado. No le pudieron administrar ningún medicamento porque estaba ebrio y se negaba a que lo trasladaran al hospital. “No, que me dé lo que me tiene que dar y asunto resuelto”.

Un grupo de locatarios intervino y pidió a la aseguradora que lo llevaran al hospital porque si le daban dinero lo gastaría en licor.

El lesionado, identificado como Manuel Hernández López, de 37 años, recién había salido del hospital O’Horán donde estuvo varios días internado por su cirrosis.

El lesionado dijo que no tenía dónde vivir y que dormía donde podía; tampoco tenía un trabajo fijo.

—Familia sí tengo, pero a nadie le intereso por mi adicción al alcohol —indicó.

La aseguradora llegó a un acuerdo por el pago de los daños y de los gastos médicos. Asimismo, el camionero dijo que transitar todos los jueves por el tianguis es un problema por lo reducido de las calles debido a los puestos que ocupan la carretera.