En jaque por pandilleros

jdhfjhdfhjdfjdjfdjhfjhdfjdhf

Desde hace unos años las comunidades de Kancab y Xohuayán se convirtieron en focos rojos por la falta de vigilancia, pues surgieron grupos pandilleros que ahora se han vuelto incontrolables y mantienen atemorizados a los habitantes del lugar y de comunidades cercanas.

El fin de semana pasado, aprovechando la falta de vigilancia, de nuevo los pandilleros —que agrupan a jóvenes, adolescentes y adultos— apedrearon varias casas y dejaron a varias amolados, como el joven Luis Felipe Canul Dzul, de 20 años, quien resultó gravemente herido.

Por las lesiones que sufrió se debate entre la vida y la muerte en el hospital O’Horán de Mérida, con fracturas en ambas piernas, donde recibió impacto con piedras; además de lesiones serias en el cráneo y el rostro. Sus familiares denunciaron en la Fiscalía y exigen justicia contra los responsables del hecho.

La Policía Estatal detuvo a tres de cinco pandilleros, a los que identificó por sus apodos: “Akil”, “Mouse” y “Toroch”; siguen prófugos “Miro” y “Polvo”.

Los vándalos llegan a comunidades como Canek, según el comisario municipal, Reynaldo Dzul May; los de Kancab andan en motos con los rostros cubiertos. Agreden a jóvenes o adolescentes que encuentran en las calles con piedras y tirahules.

Con estas resorteras además destruyen el alumbrado público. De estos actos bien chuecos y delictivos tienen conocimiento las autoridades municipales.

Es un secreto a voces que son usados como burros para distribución de todo tipo de drogas en dichas comunidades del sur de la cabecera.

Estos pandilleros son reforzados en sus desmanes con pandilleros de Xohuayán, municipio de Oxkutzcab y juntos mantienen atemorizadas a varias comunidades de la zona.