Ese fue un retrotrancazo

Al final las naves quedaron en fila, una embarrada detrás de la otra; polis tomaron nota

Máe, una carambola ocurrida en la “Sultana de Oriente” estuvo a punto de convertirse en tragedia, luego de que, entre los aporreones, un taxi se embarró con la cola de una retroexcavadora, en la calle 37 entre 36 y 38, y el martillo hidráulico de ésta estuvo a nada de caer sobre el vehículo de alquiler.

De acuerdo con datos que dio a conocer Martín Ciau Cab, conductor de la máquina pesada, rolaba a vuelta de rueda sobre la citada vía, ya que debido a las características del vehículo no tiene permitido ir a más velocidad.

En eso estaba, cuando, de repente, un taxi, que era conducido por Ángel Ricardo Guillermo, lo chocó por atrás, exactamente donde está el martillo, y se detuvo de inmediato.

Se bajó y se dio cuenta que el taxi había sido tranqueado por alcance por la nave de Ana María Loría Gómez, quien al parecer se distrajo por atender a sus hijos que llevaba en la parte de atrás y se fue sobre el auto de alquiler sin poder evitar el impacto.

El operador de la maquinota comentó que si hubiera movido la retroexcavadora se iba a mover el martillo, entonces caería sobre el techo del taxi, e iba aplastar a los dos pasajeros que iban a bordo, por lo que prefirió dejar el vehículo como estaba y evitar una tragedia.

El doble choque afectó parcialmente el tránsito vehicular por más de una hora, hasta que los peritos de la Policía Municipal tomaron conocimiento del hecho y luego de hacer el peritaje ordenaron que se retiren los vehículos, y los involucrados fueron invitados al edificio de la Policía Municipal para el deslinde de responsabilidades.