Hasta plomazos soltaron

Daniel muestra el tronco que el malandro lanzó contra la casa

Donde se armó la rebambaramba fue en Chicxulub Puerto, donde dos sujetos se metieron a un predio a robar una moto, pero fueron descubiertos por los ocupantes de la casa; ante esto, uno de los malandros soltó una lluvia de plomo contra la casa.

Esto ocurrió el pasado jueves en una casa ubicada en la calle 10 entre 23 y 25 de la comisaría progreseña. Los hechos los narró Daniel Cimé Uc, la víctima, quien soltó que el jueves por la noche llegó a la casa con su esposa y en el predio estacionó la moto Itlaika 150, se metió a la casa y se dispuso a descansar.

Según chismeó, apenas pasada la medianoche su papá, don José Guadalupe Cimé Moo, escuchó ruidos en la puerta de la casa, salió a acechar y vio que dos malandros querían llevarse la moto, pero como tenían seguro no la pudieron mover.

Los gritos del don despertaron Daniel, quien salió de la casa y vio a los sujetos, a quienes identificó como Marcos Nuñez y Luis Ángel. Estos, al verse descubiertos, comenzaron a apedrear la vivienda, los afectados respondieron el ataque y los pusieron en fuga.

Contó que Marcos, agarró un tronco y lo arrojó a una ventana, se alejó de la casa y acudió a un lugar donde un grupo de personas en desde sus motos observaban la acción y esperaban a los sujetos.

Mientras tanto, la esposa de Daniel marcaba al 9-1-1 y solicitó apoyo policíaco. En esas andaban cuando Daniel Cimé regresó a la casa con pistola en mano y disparó en dos ocasiones contra el predio, intentó disparar una tercera ocasión, pero el arma no funcionó, fue entonces cuando intentó pelarse del lugar, pero en ese momento se asomaron las patrullas de los estatales, quienes lograron atorar a Luis Ángel, mientras que el grupo de motociclistas huyó en desbandada; más tarde se supo que un par de estos sujetos fueron detenidos en el cruce de las calles 33 y 48 de Progreso.

El afectado dice que conoce a los agresores, pues a pesar de que son del rumbo de ”La fuente”, de Progreso, rentan casa en Chicxulub.

Tras las detenciones, los agentes volvieron a casa de Daniel, pues según dijeron, los malandros los acusaron de dedicarse a la venta de motos robadas y había tres de estos vehículos en la casa; tras una rigurosa revisión, descubrieron que la acusación era falsa. El afectado acudió ayer a interponer su denuncia en la Fiscalía. Según la defensa de los malandros, estos estarían dispuestos a pagar los daños con tal de salir libres.