La cosa se puso calientita

El camión fue consumido por culpa de un mugre cortocircuito

El que tuvo una mañana bastante calurosa fue Gilberto Manuel Arce Castañeda, de 46 años de edad, conductor de un camión que transportaba abarrotes, pues la unidad se volvió una sucursal del infierno en la hacienda Dzibikak, en el municipio de Umán.

El siniestro ocurrió ayer a las 8:30 de la mañana a causa de un cortocircuito. Al parecer, una chispa alcanzó las 20 toneladas de productos que estaban en la caja de la unidad, placas YR-8330-A, y esto ocasionó que estos ardieran, pues entre ellos había papel sanitario, envases de unicel y cajas.

En un momento, el interior del camión se volvió un horno y su conductor, como pudo, apenas rescató algunos artículos de las flamas. Tan feo estuvo, que las llamas incluso consumieron las llantas traseras de la unidad.

Al ver el fuego y oír los gritos de auxilio del chofer, vecinos salieron de sus casas y ayudaron al guiador a controlar el incendio a cubetazos. De hecho, se utilizó una manguera de riego del campo de la población para apagar el fuego.

El chofer dijo que se dio cuenta de la quemazón porque vio salir humo de la parte trasera de la unidad de carga.

Después de unos momentos, las flamas fueron controladas por bomberos y policías estatales quienes llegaron en apoyo; sin embargo, el camión fue prácticamente pérdida total. Los daños fueron cuantificados en unos $120,000. El conductor sí que se asusto.

 

Compartir
Artículo anteriorNadia
Artículo siguienteQuejas por calles en mal estado