Les dieron comida descompuesta

Alrededor de 60 personas resultaron intoxicadas después de comer alimentos en mal estado en un encuentro religioso.

Una llamada de auxilio movilizó a la cruz roja en Cancún ya que los asistentes a un templo habían consumido chilaquiles por la tarde, horas después presentaron dolor de estómago y vómito, 38 personas fueron trasladadas al hospital.

Al inicio pensaron que era un síntoma pasajero pero después de 3 horas decidieron reportarlo, algunos tuvieron que ser sacados en camillas ya que presentaban un cuadro de intoxicación mayor.