¡Mae, está salado!

Blanco del susto quedó el ricachón Edwin Rodrigo Aguilar Valdez luego de que se diera un buen revolcón con su nave, tras volcar en la carretera Tizimín-Río Lagartos.

El empleado de la Industria Salinera de Yucatán (Isysa) sufrió el despapaye cerca de las 9:30 de la mañana, cuando se dirigía a su chamba, ubicado en el puerto de las Coloradas.

Debido a la alta velocidad en la que iba con su Attitude de color gris con placas ZAW-20-17 no pudo controlar su automóvil en una curva cerca del entronque a la comunidad de Dzonot Carretero, al grado de dar varias volteretas hasta internarse dentro de la maleza de un rancho.

Aguilar Valdez resultó con varios utazos en el cuerpo y algunos raspones pero no fue necesaria la atención por paramédicos, ni de su traslado a un hospital.

Incluso hubo gente que presenció el chisme cuando transitaban por el lugar, y que se acercaron para ayudarlo a salir del vehículo todo amolado, y tras auxiliarlo comenzó a caminar en busca de sus pertenencias que quedaron regadas.

Más tarde llegaron los policletos de la SSP y la Federal de Caminos para tomar datos del accidente que ocurrió en el kilómetro 95+500.

El chaval pidió ayuda a los empleados del rancho para que le buscaran una mini lap que había extraviado.

En un principio pidió a los reporteros no tomarle fotos para evitar problemas en su trabajo; sin embargo, al final accedió a que su auto fuera fotografiado.

A los polis, el morro les chismeó que un tráiler lo sacó de la carretera luego que le golpearon uno de los espejos de su vehículo.

En el sitio, llegó un ija quien dijo ser el dueño del rancho llamado “Santa Martha”, el don soqueó a los uniformados que apenas hace poco mandó a reparar los postes y el alambrado, debido que hace unos días un vehículo tiro los postes.