Máe, se les vino abajo su engaño

Las tres mujeres que fueron atoradas, cuando alistaban una nuevo engaño

Polis de Peto y de la SSP atoraron anteayer a tres mujeres oriundas de Quintana Roo, que conformaban una banda de estafadoras. Lo anterior, luego de que una de sus víctimas las reconoció y denunció.

La Policía chismeó que la atorada se dio luego de que una joven, que fue víctima de estas mujeres, las vio rolar la colonia Francisco Sarabia y las reportó a las autoridades. Según se supo, la denunciante indicó que hace año y medio, esas mujeres la engañaron y le bajaron 3,000 pesos y dos celulares.

—Desde que lo reportó se comenzó con las pesquisas para dar con ellas (las estafadoras) y a las 5:30 de la tarde fueron ubicadas dos en un mototaxi, y tras la detención, ellas dijeron dónde estaba la otra —indicó el director de la Policía, Luis Aldalberto Sánchez Chan.

Las detenidas fueron identificadas como Manuela Ávalos Ramírez, de 52 años de edad y originaria de Veracruz; Eulalia Jiménez Ramos, de 38 y originaria de Chiapas, y Miguelina Jiménez Ramos, de 26 y oriunda de Campeche. Todas avecindadas en Quintana Roo.

Las dos primeras fueron detenidas cuando se bajaban en el mototaxi para entrar al hotel “Alejandra” ubicada en la calle 31 entre 42 y 44 de la Col. Esperanza, frente a la antigua gasolinera.

La última fue detenida en el último cuarto del hotel, pues se hospedaron en el segundo piso y esta tenía con ella a un bebe de entre cuatro y cinco meses.

Al momento de la detención, ya tenían preparado un pagaré por $39 mil pesos y cuando vieron a la Policía, lo rompieron y lo tiraron, aunque los uniformados juntaron todo el papel que se tiró y al unirlo vieron que era el pagaré que serviría para estafar a alguien.

—Ya estaban listas para dar otro golpe, pues el pagare que tenían preparado, no tenía fecha pero dice julio de 2018, además de que tiene la cantidad de $39,000 —indicó.

Evitan otro golpe

El jefe policíaco señaló que afortunadamente se logró evitar que hicieran nuevamente sus fechorías gracias a la denuncia oportuna de una de sus víctimas.

Las tres fueron llevadas a la Comandancia, aunque dos de ellas nada más se quedaron encarceladas y se les pondrá una sanción de 36 horas de arresto.

A Miguelina Jiménez Ramos se le liberó el lunes martes mismo porque tenía con ella a un bebé y por eso no la dejaron detenida.

Sánchez Chan señaló que pese a que fueron plenamente identificadas por una víctima, no las pudieron remitir en la Fiscalía porque no hay denuncia contra ellas y además anteayer no habían estafado a nadie pese a que tenían la intención de hacerlo.