“No entendemos nada”

En maratónica audiencia, con incidentes técnicos y las propias de una vídeoconferencia (sería la primera de su tipo, al menos en el ámbito penal del sistema oral) se realizó la imputación a Martín Alberto Medina Sonda la coautoría del asesinato de su esposa Emma Gabriela Molina Canto.

Las partes fueron citadas para la audiencia a la una de la tarde. Cerca de las nueve de la noche concluyó la reunión judicial con la aplicación de manera oficiosa la prisión preventiva contra el inculpado.

La defensa afirma que el acusado “no participó” en los hechos que relataron los fiscales que imputaron el feminicidio a Medina Sonda, detenido en una prisión de Villahermosa por delitos cometidos durante la administración del gobernador Andrés Granier Melo.

La audiencia, realizada por el Juzgado 2o. de Control, con el juez Luis Edwin Mugarte Guerrero, comenzó con una hora de retraso, a las dos de la tarde. Sin embargo, diez minutos después se suspendió por fallas técnicas.

“No se les escucha, no entendemos nada, se corta…” fueron algunas de las frases que se escucharon desde una sala de juicio oral de Villahermosa.

“Me escuchan, me escuchan”, fueron las respuestas, una y otra vez, del juez Mugarte Guerrero.

Los intentos de un encargado del sistema de comunicación pasó apuros para restablecer el enlace entre la Sala Ocho del Centro de Justicia Oral de Mérida (CJOM) y una similar en la capital tabasqueña.

Los intentos, a escasos diez minutos de iniciada la vídeoconferencia, fracasaron y se determinó un receso de “cinco minutos” que en realidad se prolongó hora y cuarto. En apariencia, una fuerte lluvia en la capital de Tabasco propició el desperfecto.

“Es un fracaso esto”, comentó un reportero que acudió a la audiencia, ya cuando la reunión se había suspendido y el juez retirado del estrado.

El comentario hizo que un policía procesal llamara la atención del comunicador, hubo un cruce de palabras e incluso amenaza de expulsar al reportero de la sala cuando en realidad estaba de pie rumbo a la salida por el receso ordenado.

Minutos después la administradora del juzgado Marcelina Puch Cetina llamó a los reporteros y les dijo que los policías “cumplen las órdenes” que les tienen dado y pidió “que la reunión sea sin incidentes”.

Dijo que ojalá “no haya algo” que derive en incidentes. No se dirigió a nadie en especial.

Cerca de las tres y media se reinició la reunión virtual, en esta ciudad un defensor de Medina Sonda, los fiscales que siguen el caso, la madre de Emma Gabriela Molina y sus asesores jurídicos. En Villahermosa el acusado, un defensor y un auxiliar jurídico.

“¿Otra vez?”, fue otro comentario que se escuchó cuando se oyeron ruidos electrónicos. La situación no pasó a más, aunque hubo necesidad de repetir varias frases porque “no se les escucha bien” o porque los que intervenía no se acercaban los suficiente al micrófono o lo hacían con voz baja.

Luego, la presencia de la prensa hizo que la discusión y el protocolo para el caso se prolongue la reunión.

El defensor de Medina Sonda, identificado por sus iniciales L.F.H.G., pidió que la reunión sea privada, sin la prensa. Hubo opiniones en contra y a favor en esta ciudad y el juez, en prolongada exposición dijo que el sistema oral privilegia la publicidad.

Luego de casi una hora se determinó que la prensa siga en las salas, tanto de esta ciudad como de Villahermosa.

Luego apareció nuevo escollo: el abogado y ex fiscal local Edier Josué Pech Farfán se presentó como defensor de Medina Sonda y que por medio de un pariente del acusado lo contactaron para asesorar al inculpado.

Los fiscales alegaron que su compañero está impedido para litigar porque aunque está de “licencia” pertenece a la Fiscalía General. El aludido dijo no tener obstáculo legal y pidió tiempo para comunicarse con su cliente: otro receso, de diez minutos que en realidad fue de casi 20.

Siguieron las discusiones, hasta que luego de las seis de la tarde se comenzó a entrar en materia al declararse legal la detención de Medina Sonda y luego los hechos concretos que le atribuyen.

Después de las nueve de la noche la audiencia concluyó y se citó para el lunes al mediodía la siguiente, de vinculación.