No llegará al botellón

Forenses durante las diligencias en el puente de Los Héroes, tras la muerte de una chamacona el pasado día 10

A pesar de que el guiador de la moto en la que rolaba la joven María Guadalupe May Ortiz, quien murió al caer desde lo alto del puente de Los Héroes y murió, manejaba ebrio y abandonó a la joven, el ija no pisaría la cárcel.

Lo anterior se debe a que, a pesar de que el ija huyó y no le brindó ayuda a la hoy occisa, el Código Penal del Estado estipula que el homicidio culposo es un delito no grave. Por lo cual no amerita prisión, en su lugar se dictaminan medidas cautelares alternas.

La Fiscalía chismeó que no se solicitará una orden para que lo atoren sino que se imputará el delito, es decir, el inculpado sería presentado ante el juez para que responda por las acusaciones que hay en su contra por el trágico hecho.

Como el delito no es grave, a pesar de las atenuantes, el proceso lo llevaría en libertad con ciertas restricciones.

Asimismo, cabe la posibilidad de que el acusado José Reyes A. N. pueda llegar a un acuerdo con la familia de la joven, quien era su pareja sentimental, para que le otorguen el perdón y con ello se extinga la acción penal.

Hasta ayer al mediodía no había denuncia de la familia y el caso se sigue de oficio al tratarse de un hecho de sangre.

El accidente

La pareja se había quitado de un centro nocturno ubicado en Kanasín y se dirigía a Chicxulub Puerto, donde vivía la joven fallecida.

Al llegar al puente de Los Héroes, por el estado de ebriedad en el que manejaba, José Reyes perdió el control del vehículo y éste chocó contra la parte alta del muro de contención del puente.

Por el golpe, el cuerpo de la joven salió disparado y cayó de la parte más alta.

Por temor, según dijo en la Fiscalía General del Estado el hombre, se dio a la fuga dejando a su suerte a la pobre chamacona.

 

Compartir
Artículo anteriorMotonetos salen volando
Artículo siguienteSe calentó la cosa