No se salvó del can ni la de boda

Debido a incidentes con pirotecnia, un pitbull se alteró y anteanoche atacó a un caballo, haciendo que su jinete cayera.

El x’la perro mordió la pierna de Alberto Manuel Rodríguez Peraza, quien se dirigía a la iglesia de Sisal para asistir a su boda.

El incidente fue el sábado a las 7:30 de la noche en el atrio del exconvento de San Bernardino de Siena.

Según las redes sociales de diferentes testigos, un joven estaba con su perro husky siberiano cuando Josué Ismael Arellano Ciau se acercó con su pitbull.

Presentes chismearon que Arellano Ciau mantenía amarrada a su mascota y solamente la soltó para que el pitbull jugara con ella.

“El señor desde un inicio nos preguntó si podían jugar nuestras mascotas, ya que el pitbull era muy tranquilo, aceptamos porque el perro en efecto se veía manso”, señaló Arellano Ciau.

“Pasaron alrededor de 10 minutos y ambos estuvieron jugando cuando se escuchó un ruido como de petardos”.

El señalado dijo que en ese momento cinco caballos con sus respectivos jinetes entraron por la parte principal del atrio, camino que lleva a la puerta de la iglesia, pero el ruido de los cascos y la pirotecnia alteraron a los canes.

Según indicó, cuando los caballos estuvieron a la altura de los proyectores del videomapping el pitbull se abalanzó contra ellos porque estaba asustado por el sonido del galope. “Mi perro también se asustó, pero él se alejó de ahí, todos los animales reaccionan de manera diferente y el pitbull solamente reaccionó”.

“Yo presencié todo, el perro mordiendo al caballo, el caballo dando giros y desafortunadamente en ese momento el perro mordió al jinete y no lo soltaba. El dueño del perro desde el primer instante corrió a buscarlo, pero por las vueltas e inquietud del caballo fue difícil para él agarrarlo”, comentó.

Uno de los testigos comentó en una red chismosa comunitaria lo siguiente:

“Es importante NO dejarnos llevar por estereotipos, (los pitbull) no son asesinos, Quisiera que este mensaje sea anónimo, por la misma cuestión de las amenazas de la familia ya que el dueño logró agarrar el perro, naturalmente la gente se aglutinó a la escena, y el jinete que era el novio de la boda y otro señor supongo su padre iniciaron a gritar insultos y amenazas de muerte tanto para el perro como a su dueño (SIC)”.

La boda se realizó sin mayores complicaciones, pero muchos asistentes pidieron que se sacrifique al pitbull.