Pan, pan, pan, se cayeron

Uno de los amolados al ser llevado al hospital, tras un perrazo

Un par de panaderos que se dirigían a su centro de trabajo no llegaron a cumplir con su jornada laboral, pues derraparon con todo y la moto en la que en la que rolaba después de que atropellaron a un perro.

Alrededor de las 9 de la mañana, Víctor Gabriel Quijano Martín, de 41 años edad, quien llevaba como pasajero a su hijo Geovani, conducía de Poniente a Oriente en la carretera Motul-Muxupip en la motocicleta Italika 125 c.c.

Todo iba bien para los panaderos hasta que llegaron al Rastro Municipal, pues de la vegetación les salió al paso un perro de color negro al cual le dieron tremendo trancazo.

Tras embarrarse con el animal, los motoristas derraparon poco más de seis metros, mientras que el can se alejó aullando de dolor. Después de esto, los de la moto como pudieron se levantaron y retornaron a su cantona en la colonia San Roque.

Los panaderos ya no llegaron a Tixkokob, donde trabajan, y terminaron en el hospital al no aguantar los dolores de las lesiones. Al poco rato pidieron que la ambulancia de la Policía Municipal los trasladará a un hospital previo a la atención de los paramédicos.