Pega duro la mala suerte

jdhfjhdfhjdfjdjfdjhfjhdfjdhf

La mala suerte se ensañó con empleados de una misma empresa, pues en un primer caso, uno de ellos salió de una vía luego que su vehículo sufrió la ponchadura de una llanta, y, luego, un compañero que se dirigió a su auxilio chocó la unidad en que viajaba con otra nave.

Ambos percances continuos generaron una movilización policiaca en la carretera Tzucacab-Sacbecán. El saldo fue de solo golpes y raspones, sustos y daños materiales.

Anteayer martes fue un día de mala suerte para chambeadores. Roberto Góngora, uno de los trabajadores, de 20 años de edad, circulaba de la comisaría de Sacbecán hacia la Tzucacab a bordo de la camioneta Saveiro, placas YR-05-190, pero a cuatro kilómetros de esta villa se le estalló una llanta a su nave, lo que hizo que se saliera de la vía.

Afortunadamente para él, no le pasó nada grave, solo sufrió golpes y un tremendo susto.

El accidentado le pidió auxilio a su compañero Raúl Dzib Tello, quien al realizar la diligencia en una camioneta del mismo tipo se estrelló contra el Tsuru, placas ZAC-83-25, cuando volvía a Tzucacab a la altura del rancho “Chunhuás”.

Los uniformados tuvieron que movilizarse otra vez hacia este otro percance, que sin embargo no arrojó lesionados de gravedad, sólo golpes y pérdidas materiales. Dzib Tello llegó a un acuerdo con el guiador del Tsuru.