Repartida de máuser

Con cara de espanto acabó el repartidor tras el güamazo

Un  repartidor de pizza acabó bien fregado luego que el guiador de una camioneta le diera un buen trancazo y todo por que el hijo de su pelona del conductor, venía hablando por su ixlá celular. El distraido conductor se voló el alto del cruce de las calles 63 con 64 del mero centro de Mérida al mismo tiempo que el motociclista Edwin Jorge Baeza, circulaba con preferencia luego de hacer una entrega. El conductor de la camioneta, Emberlenin Medina Galván, de 23 años y originario de Venezuela, dijo que cuando se dio cuenta que se había pasado el alto trató de acelerar para ganarle a la motocicleta pero ya no lo logró.