Transportaba a la muerte

TITULO PIE FOTOtexto de pie de foto

En un hecho insólito y todavía sin esclarecer al cien por ciento, agentes de la Policía Municipal de Ticul detuvieron ayer en calles de la ciudad a un mototaxista que llevaba a un chavo de 24 años de edad que había fallecido de un infarto.

En el lugar del chisme se manejaron dos versiones:

La primera es que José Ake, nombre del ahora difunto, se sintió mal alrededor de las 9:30 de la mañana y fue trasladado al Centro de Salud, pero comenźó a convulsionar, por lo que un familiar lo sacó del hospital y lo llevó a una clínica particular ubicada en la calle 27 entre 22 y 24, a bordo de un mototaxi.

Al llegar al consultorio particular, el médico certificó que José ya había fallecido.

Sabiendo esto, el familiar del ahora occiso decidió no esperar la llegada de las autoridades correspondientes y subió el cadáver a bordo del mototaxi para trasladarlo a su casa, pero fue interceptado por una patrulla municipal en la calle 24 entre 25 y 25-A, frente a la terminal de autobuses.

El joven fallecido estaba cubierto con una tela blanca y, al parecer, falleció de un infarto. Al lugar acudieron varias unidades de la Policía Municipal y Estatal.

También acudieron paramédicos de la Cruz Roja, quienes certificaron el deceso.

Al final el cuerpo del difuntito fue trepado a una ambulancia y lo trasladaron a su domicilio, ubicado en la calle 22 entre 15 y 17 del barrio de Guadalupe, donde será velado.

Hoy a temprana hora se realizará el sepelio, según informó un familiar.

Habría llegado frío

La otra versión fue que José Aké ya había fallecido al llegar al Centro de Salud, pero algo no le pareció a su familiar y decidió trasladarlo a un médico particular para que certifique la muerte.

No se informo el nombre del mototaxista que traslado el cádaver junto al familiar del occiso.

 

Compartir
Artículo anteriorMacabro traslado
Artículo siguienteecoempleos14s