Ardió la Sultana de Oriente

ASPECTOS DE los incendios que ocurrieron en Valladolid

A pesar de haber concluido la temporada de quemas, los incendios no dan tregua en el oriente del Estado, pues el domingo en la tarde se incendió una gran parte del basurero municipal en donde los bomberos estuvieron dos días controlando el fuego hasta que lo lograron ayer martes.

Ayer mismo se originó otro incendio en un terreno abandonado ubicado a la vera de la avenida Zací Hual, el cual al parecer fue provocado al quemar la maleza por lo que el fuego brincó y tomó otras dimensiones al quemarse una cerro de llantas, bomberos que llegaron a lugar lograron controlarlo.

Por lo que se pudo asegurar, el incendio del basurero municipal pudo haber sido originado por los mismos pepenadores, aunque ninguno de ellos se hizo responsable, pues negaron que alguien lo haya provocado.

Los bomberos llegaron al lugar cuando el fuego ya tenía una gran altura, por lo que toda la noche estuvieron batallando para sofocarlo, apagaban una parte y por los vientos las chispas brincaban a otro lugar y se reiniciaba el fuego, por lo que el día del lunes continuaron trabajando en el lugar.

Se les acababa el agua y se retiraban a cargar más de tal modo que al llegar ya el fuego estaba en otro lugar, hasta ayer martes cerca del mediodía que lograron sofocarlo. Minutos antes del mediodía se originó otro incendio en un predio por donde pasan las torres de alta tensión de la CFE, donde según se observó alguien habría quemado la maleza, pero se les salió de las manos y el fuego tomó otras dimensiones, al grado de que por momentos el humo alcanzaba una gran altura, que obstruía la visibilidad de los conductores que circulaban en la avenida. En el predio se comenzaron a quemar varias llantas inservibles que estaban en el terreno, ubicado a unos 100 metro de una gasolinera, por lo que los vecinos llamaron a la Policía Municipal, cuyos agentes acudieron primero a corroborar el hecho. Minutos después llegaron los bomberos, a cargo de su comandante Isidro Álvarez López, quienes de inmediato sofocaron el incendio, pero también se les acabó el agua, por lo que tuvieron que ir a cargar de nuevo y luego terminar de sofocarlo.