Enchilados con la CFE

LOS POLICÍAS reportaron la falla

Boxitos de Valladolid están enchilados, por el súper chafa servicio de energía eléctrica. Reportan que cada vez es más deficiente, por alguna mínima falla se corta, y lo más vergonzoso es que los trabajadores de la CFE no van a resolver el problema en su momento, no les importa que hay harto calor y están que sudan los vallisoletanos.

Así pasó la noche del miércoles; minutos antes de las 9 p.m. se suspendió el suministro de corriente de la calle 14 entre 27-A, 27 y 29 del fraccionamiento Flor Campestre, más de 50 familias se quedaron en penumbras, pasaron la calurosa noche abanicándose con las manos, obvio no podían usar sus ventiladores o sus sistemas de aire acondicionado.

Unos yucas acudieron a las oficinas a reportar el caso, ya que se habían descolgado algunos cables que casi se arrastraban en el suelo, pero a pesar que estaban de guardia dos trabajadores, éstos se la pasaron pajareando en la oficina hasta que venció su turno a las 9:30 y, sin preocuparse, se pelaron, no sin antes poner de pretexto que terminó su horario, así no más, sin importar la afectación a las familias.

Los polis municipales acudieron a reportar el caso, debido al peligro que representaban los cables, pero también los mandaron por un tubo. Según chismearon los afectados, fue hasta el jueves después del mediodía que acudieron a reparar el desperfecto, cuando muchos productos guardados en los refrigeradores de las casas se echaron a perder.

Del mismo modo se reportó que en Sisbicchén se cortó el suministro de energía en un sector de la comunidad, la misma noche del miércoles, debido a que se les dispararon las cuchillas de un transformador, pero fue hasta el jueves por la mañana que se mandó reparar.

También se recibió el reporte que en el centro de la cabecera de Chemax, se dispararon las cuchillas de otro transformador, lo cual dejó sin corriente a decenas de mayitas, en casas y comercios; hasta el mediodía de ayer no se había reparado.

Los aquejados denuncian que en la CFE son muy buenos para cobrar y cortar cuando te atrasas, pero cuando el servicio es pésimo te ignoran, incluso no les importa la manera de cómo afectan, por ejemplo, hay pérdidas económicas cuando se descomponen productos que requieren refrigeración.