Homicidio, aún un misterio

Aspecto del presunto operativo y cateo en la casa de José Pinzón, quien fue muerto a causa de un disparo

Tras darse a conocer la muerte de José Pinzón por disparos de arma de fuego, aún persisten muchas dudas sobre cómo ocurrieron los hechos y, hasta el momento, ninguna autoridad ha dado una versión oficial sobre el violento crimen.

Como se recordará, ayer informamos que José Pinzón Caamal perdió la vida en el hospital de IMSS de Izamal por las heridas que sufrió con arma de fuego en un hecho violento sobre el que existen varias versiones: se dijo que murió en un pleito por un lío de faldas.

También se comentó que falleció a manos del narcotráfico por un ajuste de cuentas o que su suegro lo mató por una infidelidad y por el maltrato que le daba a su hija.

Lo cierto es que el hecho tuvo lugar en Kantunil y a raíz de esto se ha generado una avalancha de comentarios en esta población con los posibles móviles del crimen.

La idea de que el suegro, identificado como Francisco Yam, lo mató persiste, aunque otros señalan que presuntos sicarios fueron los que se le dispararon, al parecer, con una escopeta.

La idea de un ajuste de cuentas con el narcotráfico toma fuerza tras darse a conocer que Francisco Yam y su familia, incluida su hija y ahora viuda de José Pinzón, son conocidos narcomenudistas. De acuerdo con información obtenida, la pareja del ahora occiso ha estado presa por delitos contra la salud.

Según vecinos de esa zona, el día de la tragedia los disparos se habían dado en la casa de la hija de Francisco Yam y sería este el principal sospechoso.

De acuerdo con esas versiones, el presunto homicida, tras los disparos, huyó algunos dicen que a su rancho y otros mencionan que con su pareja, donde habría sido detenido y enviado a Mérida.

Además, mencionaron que al menos media tonelada de mariguana habría sido decomisada de la casa o rancho de Francisco Yam y puesta en camionetas de la Fiscalía General de la República.

Esto sin que hasta el momento haya sido confirmada ninguna de estas versiones.

En Tunkás, la muerte de José Pinzón fue un tema comentado. Pobladores aseguraron desconocer si el hombre tenía otra familia, ya que una de las versiones señalaba que a raíz de eso su suegro de disparó.

En esta población aún corren versiones de que ahí cuenta con una esposa y una hija.

También se mencionó que se hicieron cateos en la vivienda donde el habitó y en casa de su madre, una de ellas, trascendió, contaba con de cámaras de circuito cerrado.

De acuerdo con vecinos, la tranquilidad de esta comunidad se vio interrumpida por el ir y venir de vehículo oficiales. Algunos mencionaron que pensaron que en realidad buscaban a “Andrés N.”, hermanito del infortunado y conocido narcomenudista.

Sin embargo, tras realizarse todas las diligencias, el cadáver de infortunado llegó a Tunkás a las 3 de la madrugada de ayer y era velado cerca de la escuela primeria Lázaro Cárdenas.

En el IMSS de Izamal se informó de manera escueta que José Pinzón llegó herido al área de Urgencias. Fue llevado por dos hombres, los cuales se retiraron del lugar.

Minutos después llegaron los elementos de la Policía Estatal y la Fiscalía, quienes habrían cateado oficinas administrativas, consultorios, el área de cirugías, entre otros lugares del IMSS de Izamal. Sin embargo, hasta el momento las autoridades permanecen herméticas antes este hecho.