La otra cara de la moneda en presunto caso de bullying

En días pasados publicamos que Mariel Avilés Tax hizo pública su queja por el presunto bullying que sufría su hija en la escuela, en Peto. Tras esto, llegó a esta redacción precisiones sobre este hecho mediante un escrito el cual compartimos a continuación:

“En días pasados se publicó a petición de la señora Mariel Avilés Tax, que en la Escuela Secundaria Estatal No.14 Pilar Victoria y Victoria, turno matutino, se suscitó un problema interno con los alumnos del grupo 1°A.

“Se hizo del conocimiento que su hija menor G.R.A. era víctima de bullying por sus compañeros, utilizando Whatsapp, por lo que al tener conocimiento las autoridades educativas de dicho plantel se implementó una investigación interna

“Se indagó a fondo y se dio como resultado que esa situación pasó en el periodo vacacional de Semana Santa, por lo tanto el plantel educativo no era responsable de las acciones cometidas por los estudiantes y no procedió la exigencia de la señora Mariel Avilés, quien quería la expulsión de la menor S.V.A.R. y la destitución de la subdirectora”, se lee en el escrito.

De acuerdo con el documento, “el asunto fue aclarado con pruebas contundentes y se cerró la investigación, la cual “se firmó por todos los padres de familia y alumnos involucrados”.

En el escrito también se señala que aunque “se publicó que la hija de la maestra Gabriela Ruiz Carrillo era la ‘cabecilla’ o ‘principal causante’ de incitar a sus compañeros para ofender a su compañera quien se dijo afectada por el bullying, en una cita conciliatoria que sostuvieron la maestra Gabriela Ruiz Carrillo y Mariel Avilés Tax llegaron a la conclusión en busca de paz, respeto y tranquilidad.

En dicha reunión, “nuevamente con pruebas contundentes se le demostró a Mariel Avilés Tax que la menor S.V.A.R. no era la que provocó tal situación, ya que la menor se fue de vacaciones con sus familiares durante el receso y no le dieron el celular para que lleve”.

“Por lo tanto, ni siquiera tenía su celular el día 24 de abril cuando se suscitó el diálogo con ofensas entre varios alumnos, entre ellas la hija de Mariel Avilés.

“Se reconoce con las pruebas que fue hasta el día 26 cuando la hija de la maestra regresó de vacaciones y sus padres le entregaron el celular”, continúa el texto.

La alumna S.V.A.R. “lo revisa, lee y pregunta qué ocurrió; nadie le contesta y copia un mensaje y lo pregunta de manera personal en su estado con al menos c 5 compañeras, entre ellas la hija de Mariel Avilés.

“La menor G.R.A. respondió y le contó a S.V.A.R. por medio de breves mensajes de WhatsApp acerca del dialogo que sostuvo con sus compañeros; ambas menores utilizan emojis de risa y ahí concluye, entre ellas no existe problema alguno ya que se consideran primas”, señala el escrito.

“Este dialogo entre las menores lo utiliza Mariel Avilés para crear un pleito de índole familiar, distorsionando la información en los diarios y en las redes sociales, haciendo creer que S.V.A.R. es quien escribe los insultos y ofensas hacia su hija G.R.A., mostrando incluso imágenes falsas, capturas alteradas por ella, insultos y ofensas que capturó de dicho dialogo donde participo su hija.

“Cabe aclarar que todas las evidencias se encuentran en archivos de la escuela secundaria Pilar Victoria y Victoria turno matutino, Supervisión 02 de secundarias estatales, la SEP y la Dirección de escuelas secundaria estatales”, afirma el documento.

“Se le hizo saber a Mariel Avilés que con difamar e injuriar a la maestra Gabriela Ruiz Carrillo y a su hija menor S.V.A.R., podría enfrentar el ejercicio de la acción penal por los delitos antes mencionados.

“Ante esto, Mariel Avilés se comprometió a realizar una publicación aclaratoria donde especificaría que la menor S.V.A.R. no es la ‘cabecilla’ ni ‘la principal causante’ como erróneamente lo hizo creer ante los medios de comunicación.

“Lamentablemente, Mariel Avilés no cumplió con publicar la nota aclaratoria y por lo tanto se aclara por este medio para que tengan conocimiento las personas que han seguido de cerca este caso”, finaliza el documento.