Los cierran por ruidosos

tituPIE foto contenido del pie de foto donde las dos primeras palabras deben ir en altas; despues oprimir la tecla F10 y continuar.

Un bar suspendió actividad pues unos vecinos se quejaron de que se pasaron de ruidosos.

La noche del viernes, elementos del Ayuntamiento junto con agentes de la Policía Municipal acudieron a un bar nocturno, ubicado en el centro de la Ciudad de Mérida para medir los decibeles con equipo especializado.

La advertencia ya se las habían hecho, tenían diez días para resolver bajar los decibeles al nivel permitido.

Eran las 11:30 cuando los inspectores llegaron al lugar y al realizar la medición, que sobrepasaba los 50 decibeles permitidos en el nuevo reglamento, por lo que pidieron desalojar el lugar y colocaron los sellos de suspensión y acordonaron las entradas con cinta roja.

Los hechos ocurrieron en la calle 70 con 57 del Barrio de Santiago, donde varios establecimientos nocturnos ofrecen sus servicios. En este caso el primer lugar sometido a este operativo fue “La Pulquerida” que no pasó la prueba de los decibeles.

De igual forma se procedió en el establecimiento conocido como DeLorean, que a través de un comunicado informó que por incumplir con el reglamento contra el ruido, suspendieron sus actividades y tuvieron que evacuar gente.

La nueva norma determina que en la zona residencial, los decibeles son de 55 de 6:00 a 22:00 horas, y de 50, de las 22:00 a 6:00 horas.

Diversas opiniones se han vertido tras este hecho, entre quienes consideran que es muy positivo que se aplique esta ley y la correspondiente sanción para que así todos acaten las normas y permitan la tranquilidad nocturna de la ciudad. Y por otra parte quienes hacen referencia al derecho que tiene de gozar de lugares de esparcimiento nocturno en donde acuden a divertirse sin ningún afán de molestar haciendo escándalos en la vía pública.