Morales, a los Senadores

El azulejo Ángel Acosta se barre de abanico en el plato

La llegada de Carlos Morales, quien es el líder de bateo de la Liga “Naxón” Zapata, a los Senadores de la Morelos, sobresalió en el cierre de listas de la Liga Meridana de Invierno, que hoy abrirá jornada 9.

Morales había quedado desligado de los Tigres de Cuzamá la semana pasada (bateaba .500) y era líder de la Liga “Naxón” en porcentaje. Llegó a unos Senadores urgidos de bateo, en su afán de regresar a los primeros lugares. Para abrirle paso, la Morelos prescindió de los servicios del lanzador venezolano Luis Ramírez.

Los líderes Azulejos de la Dolores Otero, los Constructores de Cordemex y los Rockies de Comisarías no realizaron ningún movimiento. Los Diablos de la Bojórquez dieron de alta como refuerzos al lanzador Dagoberto Vargas (Toros de Tijuana en 2016) y como jugadores de cuadro a Yasiel Agete y al yucateco Pedro Cámara Salazar, quien aunque hizo su carrera como lanzador, ahora estará en el cuadro.

Fernando Valenzuela Burgos se fue de los pingos, al regresar a sus labores administrativas con los Tigres de Quintana Roo.

Los Zorros de Pacabtún dieron de alta a los infielders Alejandro Martínez, Juan May y Willy Villanueva, peloteros locales. Le dieron las gracias a Alfredo Sansores, Gonzalo Manzanero y Miguel Canul.

La jornada nueve

La lucha por el primer sitio y por el boleto para estar en la postemporoda se reanuda hoy tras la pausa por el Juego de Estrellas.

Los Azulejos tratarán de mantenerse en la cima y hoy se enfrentarán a los Senadores, quienes están urgidos de victorias, pues se encuentran fuera de la zona de calificación.

Jorge Luis Castillo, líder de la Triple Corona de pitcheo, abrirá por los Senadores, ante Jahir Pérez, hoy en las 1 p.m. en el campo de la Unidad Morelos.

Los Rockies, sublíderes, apenas medio juego abajo de los Azulejos, recibirán hoy en Caucel a los Diablos con Daniel Brito en la loma, ante Víctor Espinoza.

Para cerrar, Constructores se medirán con los campeones Zorros, que viven su ahora o nunca en la carrera hacia los playoffs.