Pero ¡Valió ma… dera!

También en el periférico, un tráiler regó toneladas de madera. pagina 8

 

Compartir
Artículo anteriorMercy
Artículo siguienteUn trancazo bien finolis