Pos no, no había banda de criminales

Después de la psicosis que se generó por un audio en el que se alerta de una supuesta banda de colombianos que sigue a la gente en sus autos, ayer se presentó Carlos Alberto May a interponer la denuncia número 689/2019, a la Fiscalía tras estos hechos.

Según el hombre, persiguió a la mujer para cobrarle el espejo que le rompió, pero como ésta no se detuvo a escucharlo, pues decidió olvidar el asunto. Sin embargo, debido a la polémica suscitada en las redes sociales, decidió romper el silencio.

Como chismeamos, el miércoles empezó a circular el audio de una mujer quien cuenta mientras iba en la avenida Correa Rachó fue perseguida por un auto cuyo guiador que le pedía que se detenga, pues la mujer le había dañado el espejo.

En contraparte, algunas horas después, comenzó a circular una publicación en la que el hombre aseguraba ser el afectado y acusaba a la mujer de haber roto su espejo.

La polémica que generaron ambas declaraciones llevó a los usuarios crear un sinfín de teorías sobre la verdad del hecho.

Incluso, la mujer del audio, que también realizó una declaración en sus redes sociales, tuvo que eliminar su fotografía y realizar tres posteos en el que cuestiona al presunto “afectado” sobre el porqué no la había denunciado y llamaba a las autoridades a revisar las cámaras para verificar la historia.

En la policía se pudo averiguar que Carlos May se decidió a denunciar porque “está muy apenado por lo que sucedió, pero que en realidad sí lo habían chocado”

Por la noche, la Fiscalía, de acuerdo con el número de expediente 689/2019, informó que el hombre acudió a denunciar los hechos. La causa de la denuncia fue por daño en propiedad ajena y daños a su vehículo.