Se le para y para siempre

jkhkjhkdjhfjdkfkjdfdf

La Flaca le jugó la última pasada a Luis Reyes, vecino de Chicxulub Pueblo, quien ayer salió de su casa sin saber que ya no regresaría, pues justo en la esquina de su domicilio, ubicado en la calle 24 con 25, le dio un infarto que lo mandó directito al otro mundo.

El hombre, de 60 años de edad, cayó fulminado en la banqueta.

Los vecinos que lo vieron tirado dieron aviso a sus familiares, quienes a su vez, llamaron a un médico que llegó solo para confirmarles que el hombre ya estaba en el más allá.

De acuerdo con el diagnóstico, don Luis falleció a consecuencia de un infarto al miocardio.

Como el deceso ocurrió en la calle, personal del Semefo arribó al municipio para levantar el cadáver.

La hermana del ahora occiso, identificada como Tomasa, comentó que don Luis, a sus 60 años de edad, ya tenía varios padecimientos e incluso convulsionaba.

“Ya descansa en paz mi hermanito”, dijo con resignación la mujer.