Sí parecía una fuente de chamoy

La parranda de un amante del trago terminó en el hospital, luego de que fue agredido por un ija en una cantina; tras el pleito sufrió una herida cortante en la boca que sangraba un chorro.

Alrededor de las 11:30 de la noche del miércoles, se dio un aviso que en la cantina “La Fortaleza”, ubicada en la calle 34 entre 23 y 25 del centro de Motul, que funcionaba fuera de horario, se encontraba un borrachín herido que sangraba profusamente luego que un parroquiano le dio un puñetazo en el rostro y lo mandó al piso

Al lugar llegaron agentes de la Policía Municipal y paramédicos de la corporación que le dieron los primeros auxilios a Saúl Pech, quien tiraba mole de la boca, pues le hicieron profunda yayá de un trancazo.

Era impresionante la sangre que salía de la herida, al grado que ya había manchado varios trapos, su camiseta y en el piso se podía ver lo charcos de mole; su cuerpo ya estaba bañado en moronga.

Tras recibir los primeros auxilios, los paramédicos decidieron llevarlo al hospital del IMSS, pero el lesionado se negaba y al final acepto.

El dueño de la cantina, Manuel Briceño, dijo que una persona agredió a Saúl Pech y luego se dio a la fuga.

La Policía Municipal clausuró el local por vender fuera de horario y por la riña en el interior con saldo de una persona lesionada.