Un amargo despertar

TITULO PIE FOTOtexto de pie de foto

El que se salvó de una gruesa fue el conductor del Chevy Monza, placas YWK-125-A, al resultar sin ninguna yayá, luego de volcarse ayer alrededor de las 10 de la mañana en la carretera federal que conduce a Tizimín, en el tramo Valladolid-Temozón, al dormitar en el volante.

Según el chisme que se obtuvo en el lugar de los hechos, el ija del auto, quien se negó a proporcionar su nombre, circulaba de norte a sur sobre la citada carretera, cuando de pronto lo ganó el sueño y empezó a dormirse, de tal modo que invadió el carril contrario, avanzando unos 20 metros.

De repente reaccionó y volanteó para regresar a su carril derecho, al mismo tiempo que aplicó los, frenos, según se observó en las huellas sobre la carpeta asfáltica, pero se proyectó por su lado derecho y se salió de la cinta asfáltica dando una voltereta hasta quedar dentro la maleza con las cuatro ruedas pa’arriba.

El conductor, quien pa’ su buena suerte llevaba su cinturón de seguridad, no acabó amolado, es más hasta salió de su nave por su propio pie sin problema, hasta que llegaron al lugar agentes de la Policía Federal para tomar cartas de este chisme.

Al sitio cayeron dos grúas, cuyo persona se hizo cargo de este asuntito, pero el servicio se le proporcionó a quien el ajustador de seguros determinó, por lo que el otro tuvo que retirarse del sitio sin decir nada.