¡Posada con los voceadores!

Los voceadores se pusieron a raspar las chanclas en su posada
Los voceadores se pusieron a raspar las chanclas en su posada
Los voceadores se pusieron a raspar las chanclas en su posada
Los voceadores se pusieron a raspar las chanclas en su posada
Los voceadores se pusieron a raspar las chanclas en su posada
Los voceadores se pusieron a raspar las chanclas en su posada
Los voceadores se pusieron a raspar las chanclas en su posada
Los voceadores se pusieron a raspar las chanclas en su posada
Los voceadores se pusieron a raspar las chanclas en su posada
Los voceadores se pusieron a raspar las chanclas en su posada

El Sindicato de Voceadores y Expendedores de Periódicos, Revistas y Similares del Estado de Yucatán celebró su posada navideña en medio de un ambiente familiar, con la presencia de autoridades, sorpresas y al ritmo de un grupo musical.

Con la alegría que caracteriza a cientos de voceadores, el Sindicato festejó una posada navideña muy familiar y con entusiasmo para iniciar el próximo año con extensiones de servicio que ofrecen los más de 125 socios que integran, de acuerdo con lo que informó el secretario general del gremio, Sergio Antonio Nava Aguilar.

El secretario destacó que ahora los voceadores ya van de la mano con la tecnología, pues en este año se agregó a sus herramientas de trabajo una tablet, con la que se pretende que lleven su contabilidad personal y de igual forma puedan dar el servicio de recargas telefónicas.

“Queremos seguir innovando las tendencias de las cuestiones electrónicas y el Internet para el próximo año y poder seguir dando ventajas para la agrupación”, señaló Nava Aguilar.

El festejo, que se inició cerca de las 3 de la tarde, se realizó en el Local del Volante (FUTV) ubicado en la calle 54 con 73 y 73-A del centro de la ciudad de Mérida.

Los socios, en compañía de sus familiares, degustaron tacos de cochinita además de la repartición de refrescos, así como diferentes tipos de regalos.

La Tía Justa del periódico popular ¡Al chile! fue quien arrebató sonrisas a chicos y grandes, quienes se tomaban la foto del recuerdo.