EL CHECHÓN

Fotografia de la Edición Impresa

Tía Justa, tengo broncas con mis camaradas, me eligieron como líder de la pandilla y ahora que terminé mi gestión me acusan de haberme llevado todo lo que había. Yo ya dije que nanaís, pero insisten en que había más cosas y la neta eso no se vale. Ya ni duermo sólo de pensarlo.

José Julián “Pec”

No empieces a estar chillando sobrino porque a te doy dos chancletazos pa’ que llores bien. Ya en buena onda devuelve todo lo que tranzaste y limpia tus lágrimas de cocodrilo. Ya me contaron que ni pal saldo del celular dejaste y que también fuiste a empeñar el botiquín de primeros auxilios.

 

Compartir
Artículo anterior¡Qué Zángano!
Artículo siguientePor aflojar, buen varo