EL DISFRAZADO

Fotografia de la Edición Impresa

Gorda chula, algo bien raro me está pasando, pues ayer pa’ el Carnaval salí vestido de chamaca con mis cuates y la neta como que no me quiero quitar el disfraz, porque se siente a toda “maye” que te digan piropos y que mis labios resalten con el gloss de color rojo.

Raúl Bacab

¡Uay sobrino! Tú sí que me saliste bien puyul, sólo te hace falta salir de closet. Mira y no lo veo malo, si te gusta vestirte de vieja y morder almohadas, lo puedes hacer. En estos tiempos todo esto es bien aceptado y además, hay cada morro que puede ser tu “matador” que están bien sabrosos y dotados.