¡Chiste picaaante!

– ¿A dónde le llevo?

– ¡A donde le dicte su corazón y le lleve el alma!

– Menos bromitas y bájese del taxi, por favor.

– Ayer llamé a la policía porque unos ladrones robaron en mi casa y se llevaron hasta los vasos.

– ¿Y los detuvo?

-Sí, sí, los de tubo también.

****************************

– ¡Oye! ¿Pero por qué golpeas a ese maniquí?

– ¡Arrrrrrrg! ¡Es que no soporto a la gente falsa!