¡El piropo!

Chiquita, déjame ser el almíbar de tus duraznitos.