¡El piropo!

¡Ay, mamita, como me gustaría ser tu secador de pelo, para que todos los días me agarres del mango!