¡El piropo!

Me gustaría que fueras helado, para lamerte sin parar…