¡El piropo!

Mamacita, vamos a jugar a escribir una carta: tú eres el papel y yo te chorreo con mi tinta.