¡El piropo!

¡Usted de rojo y yo de antojo, mamacita!