¡El piropo!

Se me sale el cemento de la varilla cada que veo tu rabadilla.