¡El piropo!

Quisiera ser pirata, no por el oro ni por la plata, sino por el tesoro que traes entre las patas.