¡El piropo!

No tengo pelos en la lengua… ¡porque tú no quieres!