¡El piropo!

Wera, si me muero quién te encuera y te mete la manguera… en tu coladera.