EL PISOTÓN

Mare gorda, ya no sé qué hacer con mi novio. Fíjate que al mentecato le encanta sacudir las lonjas en los bailongos, la bronca es que él está bien patón y siempre que me saca a bailar termina pisoteándome . Échame la mano, puruxona.

Sofía May

¡Íjole, sobrina! Pues no te prometo nada, porque aunque me veas raspando la chancleta cada fin de semana en los bailongos, la verdad es que no se me da eso de enseñarle a bailar a otros . Yo que tú le digo a tu machín que si sigue pisandote como gallo, te vas a buscar a otro que sí sepa moverse… y no sólo en la pista. Vas a ver que rápido aprende.