EL PLÁTANO MACHO

Fotografia de la Edición Impresa

Tía chula, te cuento que mi vecina siempre que la dejan sola me llama pa’ que vaya a darle de comer al chango. La bronca es que no se llena y la banana ya está muy magullada ¿Cómo le digo que ya no quiero?

Elver Galarga

Máe sobrino, pues se ve que está dura tu situación, pero lo que te recomiendo es que pa’ que tu asunto no quede bien feo como plátano frito por tanto que lo pelan, en vez de darle uno macho dale uno manzano, así pa’ que sólo le haga cosquillas al mono y pierda el gusto.