LA PALA

Tía, te cuento que la otra noche me agarré una vieja en la playa, y la neta ando preocupado de que su marido me haya descubierto, ya que dejé mi pala en su cuarto. Lo peor es que es la mujer de mi patrón.

“Charly” Collí

Mira sobrino, si te gusta andar comiendo en casa ajena, no te vengas a quejar de lo que te sirven. Si el patrón te descubre vete preparando, pues de seguro te va a meter esa pala en tu cola pa’ que aprendas. Te sugiero que jales derechito a buscar otra chamba.

 

Compartir
Artículo anteriorMacabro traslado
Artículo siguienteecoempleos14s