Les anda llevando la contraria

Fotografia de la Edición Impresa

Han pasado seis meses desde que Demi Lovato sufrió una sobredosis que casi le cobró la vida. La cantante se desintoxicó en un hospital de Los Angeles y luego se registró de inmediato en un centro de tratamiento. La rehabilitación de Lovato fue extensa y costosa.

La semana pasada, la artista reclamó de los medios de comunicación que siguen hablando de su recuperación, y señaló que cuando tenga algo qué decir, ella lo hará.

Sin embargo, una fuente de la revista Star asegura que Demi no está del todo bien, y que su relación con el diseñador de ropas Henry Levy es vista como un problema para sus amigos y familiares, que están bastante preocupados.

La cantante habría ignorado el primer consejo que le dieron en rehabilitación: se desaconseja a los adictos a formar nuevas relaciones románticas durante su primer año de tratamiento.

Una fuente cercana a la familia de la artista comentó: “Ella no está jugando bien su recuperación en este momento. Demi está locamente enamorada de este chico… la relación es de naturaleza preocupantemente codependiente, pero Demi y Henry se han convencido a sí mismos de que se están brindando el apoyo necesario entre sí”, señala el informante.