MORRITA COQUETONA

Mare, Tía ando algo sacado de onda, resulta que una morrita que ya pesa báscula me anda tirando los chones y la neta no puedo darle lo que quiere, pues mi vieja me mataría si se entera. ¿Qué hago?

Abraham Puch

Puchi, sobrino, pues está canija la cosa, p se nota que traes ganas de darle su “estate quieta” a la morrita que apenas está abriendo sus pétalos. Opino que pa’ que tu doña no te ponga como ogro, mejor hazte una chaquetita salvadora pa’ que se te bajen las ganas.

 

Compartir
Artículo anteriorLA CHUPETEADA
Artículo siguienteLlevaba carne ilegal