¡Chiste picaaante!

Hijo, ¿Por qué vienes ebrio?

– Mamá, pero tú me dijiste ¡Embriágate!

– Te dije: ¡abrígate, tarado! ¡A-B-R-I-G-A-T-E!

****

– Yo para adelgazar sigo la dieta de la manzana.

– Yo me compré un teléfono nuevo y ya no tengo para comer.