Lo mata el brazo de su hamaca

Una muerte poco común tuvo la tarde del pasado sábado don Susano Millán Gil, de 72 años, ya que cuando se encontraba acostado se enredó el cuello en el brazo de su hamaca y falleció por asfixia en Komchén, comisaría de Mérida.

De acuerdo al chisme que se averiguó, Millán Gil padecía desde hace cuatro años de Alzheimer y recientemente tuvo una embolia. En varias ocasiones se había enredado en el brazo de la hamaca, pero no había pasado a más, ya que sus familiares actuaron a tiempo.

Sin embargo, el pasado sábado la tregua con la Parca se acabó.

Resulta que la doña de don Susano, María Magdalena Chan Burgos, de 77 años se encontraba en la cocina de su cantona, ubicada en la calle 35 número 103 por 24 y 26 de la comisaría mencionada, cuando de pronto escuchó que su esposo empezó a hablotear.

Doña María Magdalena dejó lo que está haciendo y corrió a ver a su machín, quien estaba acostado en una hamaca en la sala de la casa.

Al llegar, la seño vio que Millán Gil tenía el cuello enredado en el brazo de la hamaca, por lo que regresó corriendo a la cocina en busca de un cuchillo con el cual cortar los hilos y pidió a su sobrina que la ayudara para desenredar el cuello de don Susano.

Al ver que no respondía, llamaron a la tira.

Los paramédicos llegaron de volada, pero sólo para confirmar la muerte del señor, que fue el chisme del fin de semana en el pueblo.