El niño de la granja

Un tiempo después de cumplir mis 15 años comence a tener sueños muy extraños que con el tiempo se volverian pesadillas.

Al principio podria pensar que era el cansancio o estres pero lo recurrente era la aparición de un niño.

En mis sueños veía a un niño caminando por un pasadizo, el niño de mis sueños tenía una respiración agonizante, podría decirse que parecia tener asma.

Llegaba caminado hasta mi cuarto, pero al llegar hasta la puerta de entrada no lograba pasar ya que yo despertaba alterado y gritando.

Parecían ser solo pesadillas insignificantes, como cualquier otra persona que las tiene, sin imaginarme que esto llegó más allá de una simple pesadilla, el niño de mis sueños comenzó a ser real.

En mi casa, hay un pequeño pasadizo que conecta de la casa a una pequeña tienda que tiene mi madre.

Una noche, al llegar a mi casa, pase caminando por el lado de ese pasadizo, mientras iba pasando comencé a sentir una extraña sensación de angustia y muchos escalofrío, sentía como si alguien me estuviera observando en la oscuridad de ese pasillo, me quede parado observando detalladamente, entre las sombras se me figuró ver un pequeño niño entrando hacia la tienda que tenía mi madre en ese entonces, en ese momento se me hizo extraño pues la tienda ya estaba cerrada.

Confundido pensé, lo más seguro es que sea mi hermanito de 4 años haciendo travesuras y queriéndome asustar como lo hacía comúnmente, no presté atención y seguí mi camino.

Más adelante, comencé a escuchar la risa de mi hermano, se me hizo muy extraño por lo que me dirigí hacia su cuarto donde había escuchado su risa, al momento de asomarme desde su puerta, lo vi sentado en su cama viendo la televisión y sus zapatos en el piso.

Estaba muy confundido, no sabía a quien había visto entrar a la tienda. Me dirigí hacía el pasadizo para ver la tienda y estaba oscuro, ya tenía candado la puerta, me quede parado pensando qué tal vez había sido mi imaginación o algo por el estilo. Quise guardármelo y no decir nada, ya que yo estaba seguro que había sido imaginación mía.

Mis pesadillas comenzaron haciéndose más frecuentes, al punto de estar dormido, despertar y ver medio cuerpo fuera de mi cama, el niño en mis sueños se acercaba a mi, después intentaba jalarme muy fuerte de mi cama para hacerme caer.

Tuve que contarle un día a mi madre todo esto, mi madre es devota cristiana y me aconsejo que rezara mucho antes de dormir.

Hice lo que me dijo, pero parecía no tener resultados. Una noche, tuve que salir de trabajo, me desocupaba hasta el amanecer por lo que mi madre decidió quedarse en mi cuarto, al día siguiente mi mamá me contó que pudo ver al niño, él llegó hasta mi cuarto y la miró fijamente con una sonrisa macabra. Ya no solo era en mis sueños, mi madre también lo había visto.

Me quedo claro que el día que vi al niño entrar en la tienda no había sido imaginación, era real, comencé a sentir mucho miedo, entonces conversando coincidimos mi madre y yo que realmente estaba el espíritu de un niño penando en la casa.

Solo sabíamos que donde ahora es mi casa, hace muchos años antes, habían sido terrenos donde sembraban.

Desde ahí mi madre también comenzó a soñar con el niño, me comentó que una noche le rezó mucho a Dios por el niño y aún así en el sueño se le apareció. Mi madre como buena cristiana me dijo que usó toda su fe para orar por el alma del niño.

No pasó mucho tiempo después, nos enteramos que hace muchísimos años, una mujer había matado a su hijo por esta zona y que nunca encontraron el cuerpo de aquel pobre niño.

Aún así, esto no acabó, ya que no solo existió el alma de un niño penando en la casa, sino tambien el de una mujer, pero esa es otra historia..